• foto_blai_ametller
  • foto_blai_herba
Logo grafic
Una zona rica en tierras calcarias
Cada variedad en su tierra

Cada tierra es un mundo. La singularidad de cada una se tiene que tratar de manera personalizada. Por esta razón, en nuestra finca, en cada tierra se planta una variedad diferente de uva. Cada tierra puede dar unas propiedades concretas a la uva. En general, la finca está compuesta de tierras argilosas, calcáreas, gravosas y arenosas. 

foto_blai_sol_1
Arenosas
Frescor

Están en la parte más fonda de la finca. Son tierras frescas y muy productivas. Son muy adecuadas para plantar variedades para elaborar cava, como Macabeo, Xarel·lo, Chardonnay y Pinot Noir. De esta forma, conseguimos vinos con una graduación alcohólica no excesiva, con una acidez alta y pHs bajos. El vino base cava que obtenemos permite hacer buenas crianzas.

foto_blai_pedres
Gravosas y calcáreas
Aireo

Se encuentran en las zonas más altas de la finca. Es una tierra ventilada y que no genera tanta humedad. Hay fósiles, porque hace miles de años esta zona estaba cubierta de agua del mar. La producción de uva es más reducida que en otros tipos de tierras.

Estas condiciones son idóneas para elaborar vinos de alta expresión, con notas salinas y calcáreas. El Xarel·lo es una variedad que se adecua muy bien a este tipo de tierra. El vino ‘Avi Ton’ es uno de sus resultados. El Macabeo para elaborar el ‘Cepell Blanc’ también se adapta perfectamente. Las variedades negras para elaborar vinos jóvenes como el Tempranillo o el Cabernet Sauvignon también son muy adecuadas para este tipo de tierra. Así pues, consideramos que esta tierra es muy adecuada para vino.

foto_blai_argila
Arcilosas
Freno

La mayor parte de la finca está formada por este tipo de tierra, ya que bajo muchas de las tierras calcáreas hay arcila. A diferencia de otras tierras, en esta hay que labrar más para romper las grietas y que la tierra coja aire. La arcila frena la maduración de las variedades y no se consiguen grandes producciones.

Son tierras donde se puede controlar la producción de uva, por esta razón se considera una tierra muy apta para hacer grandes crianzas. A la parte de la finca donde hay más arcila es donde plantamos variedades negras para hacer grandes crianzas como el Cabernet Sauvignon, Merlot, Petit Verdot y Marselan.